domingo, 6 de mayo de 2012

ELIGE TU PROPIA AVENTURA




Hagamos un salto atrás y retomemos los libros de "Elige tu aventura", la colección de relatos en las que el lector puede decidir explícitamente seguir un curso de acción en un menú ofrecido por el autor.

Los libros de "Elige tu aventura" se construyen a partir de un árbol. La historia comienza y se desarrolla hasta llegar a un punto de decisión. El lector toma un camino u otro, que le llevará a una nueva decisión hasta alcanzar uno de los puntos de salida del relato. Es una forma de interactividad, un tanto incómoda, pero interactividad al fin y al cabo.

Sin embargo, el espacio de decisiones es limitado, las posibilidades que se abren son finitas, así que el libro realmente cuenta con un número fijo y cerrado de itinerarios, que se corresponden con otros tantos relatos perfectamente lineales. Podríamos hablar de una narrativa multilineal.

Cuando este tipo de aventuras pudo ser trasladado a los ordenadores en diversas formas de juego (primero en forma de aventuras conversacionales, luego aventuras gráficas, etc) ganaron un cierto atractivo, limitado en tanto los puntos de decisión de la historia seguían siendo limitados. De hecho, muchos juegos de este tipo sólo tienen un final posible al que merezca la pena llegar, así que sólo permiten construir un relato o un abanico de relatos muy similares.


No hay comentarios:

Publicar un comentario